Desinfección y limpieza con ozono

Las aplicaciones del ozono en la limpieza son una técnica que en los últimos años está ganando presencia debido a la profunda higienización y desinfección que se consigue aplicándola. El ozono es un gas cuyas propiedades son extremadamente útiles en limpiezas en profundidad, se realiza con maquinaria específica y es muy recomendable que sea realizada por profesionales con experiencia; ya que en altas concentraciones el ozono es toxico.

Aplicaciones de la limpieza y desinfección con ozono.

La primera característica que hace del servicio de limpieza con ozono una técnica muy eficaz es su poder desinfectante, debido a su gran capacidad de oxidación, el ozono es un potente agente microbiano siendo capaz de eliminar virus, bacterias, protozoos, hongos, incluso elimina las esporas de estos últimos, siendo extremadamente eficaz para la limpieza de zonas con moho, ya que de otro modo, aunque retiremos el moho, no eliminaríamos las esporas y por lo tanto no acabaríamos definitivamente con el problema.

Debido a su poder bactericida, el ozono es muy útil en limpiezas traumáticas, casos en los que un inmueble necesita una desinfección completa; como los casos de Diógenes por ejemplo. No obstante, también se presta muy útil en limpiezas más normales, como la limpieza de la cocina de baños y sanitarios, o incluso de otras instalaciones como cocinas de restaurantes, instalaciones deportivas, etc.

limpieza con ozonoOtra característica muy útil del ozono es su capacidad de eliminación de los olores, elimina completamente cualquier olor, esto lo hace muy útil también en baños y cocinas, pero también en otras instalaciones como oficinas o gimnasios. No actúa como un ambientador, que solo disimula el olor, sino que lo elimina dejando un ambiente aséptico e higienizado. Una buena solución es instalar un pequeño generador de ozono en el cuarto de basuras de una comunidad de vecinos, así conseguiremos evitar ese desagradable olor que suele haber, además de asegurarnos de no tener un potencial foco de infecciones cerca de nuestro hogar.

Debido a su gran capacidad de desinfección y eliminación de olores y patógenos, el ozono se utiliza en la limpieza de instalaciones de industria alimentaria, así se evita la exposición repetida de las instalaciones a otros productos químicos más agresivos.

Por último, otra gran cualidad del ozono es que no deja ningún resto, al descomponerse, mediante proceso natural, solo genera oxígeno, de modo que no necesita ser enjuagado o retirado de ninguna manera, como sucede con la lejía y los detergentes, además, la limpieza y desinfección con ozono nos asegura la eliminación de todas las bacterias y posibles patógenos. Los microorganismos no pueden desarrollar resistencia a la exposición al ozono, como si ocurre con otros productos con los que las bacterias podrían verse expuestas a una dosis no letal del producto o resistir su acción.

Al no dejar resto, la limpieza con ozono resulta ser una limpieza ecológica sostenible, evitamos la emisión de gases procedentes de otros productos químicos, luego se evita la liberación de productos químicos al ambiente.

Debido a todas estas virtudes los tratamientos con ozono se han convertido en una técnica muy adecuada para su utilización en espacios públicos o con gran tránsito de personas; por ejemplo en oficinas y toda clase de entornos laborales abiertos al público, asimismo es muy útil en baños y cocinas, por su capacidad desodorante y desinfectante.

¿Necesitas un presupuesto para una desinfección o limpieza con ozono? Pongase en contacto, estaremos encantados de atenderle y asesorarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *