Mantener la casa limpia y ordenada cuando hay niños puede ser una tarea de lo más complicada. Sin embargo, con un par de trucos todo es posible. Respira hondo y relájate. Te damos unos consejos para saber cómo limpiar la casa de manera eficiente y conseguir que ordenar la casa no sea una misión imposible.

limpiar con aspiradora

1. Crea rutinas de limpieza

En primer lugar es importante saber cómo organizar la casa, el trabajo y los niños. De entrada conseguir hacer todo puede parecer abrumador, pero simplemente necesitamos cierta organización. En primer lugar decide en qué momento de la semana tienes tiempo para hacer una limpieza a fondo. O bien qué horas puedes sacar en el día a día para ir haciendo poco a poco tareas de limpieza de la casa.

A continuación, haz un calendario de limpieza en el que distribuyas el orden y la limpieza de toda la vivienda y quién hace cada cosa. Así fijas un día para los baños y otro para la limpieza con aspiradora por ejemplo. Además de involucrar a la mayor parte de la familia posible. Por otro lado, puedes añadir tareas periódicas como limpiar el microondas.

2. Involucra a los niños en algunas tareas del hogar

A los niños les encanta participar en cualquier cosa. Siempre que lo hagamos de manera divertida y no les planteemos ayudarnos a mantener el orden o limpiar como una obligación. Podemos crear rutinas como guardar los juguetes siempre después de jugar o que nos echen una mano quitando el polvo mientras limpiamos. Pequeños gestos que pueden suponer una gran diferencia a la hora de hacer una limpieza a fondo.

Lo importante es no exigirles tareas por encima de sus posibilidades. Ni permitir que manejen productos de limpieza que puedan ser tóxicos. Además de motivarles con actividades nuevas, es una excelente manera de que se involucren desde pequeños en las tareas del hogar. Y lo más importante, que lo hagan de manera igualitaria.

producto de limpieza

3. Utiliza productos que no sean tóxicos

Hay muchos productos de limpieza agresivos que pueden resultar tóxicos, como la lejía o el amoniaco. No solo al tocarlos o ingerirlos, sino que el simple olor puede ser perjudicial. Cuando hay niños pequeños en casa que gatean por el suelo y se meten todo en la boca, una buena idea es buscar una alternativa más natural a los desinfectantes convencionales.

Puedes usar detergentes específicos para el uso con niños o bien métodos más tradicionales que en la mayoría de los casos también son más económicos. Como utilizar bicarbonato de sodio o vinagre blanco mezclado con agua caliente. Pueden parecer remedios de la abuela, pero son métodos de limpieza igual de efectivos.

4. Prepárate para los imprevistos

Por último, estate siempre preparado para que pueda ocurrir algo. No hay una fórmula infalible para saber cómo organizar la casa con niños pequeños. Lo más habitual es que no haya un día normal. Cuando no se cae algo al suelo, aparecen manchas en el sofá o surge una aventura que nos hace quedarnos sin esos 20 minutos de los que disponíamos para limpiar. Por eso es importante mantener la calma, tener siempre un as en la manga para distraerlos y que podamos solucionar el evento del día.

Tienes que acostumbrarte a que quitar un chicle del suelo de madera o limpiar la cocina en un tiempo récord mientras ayudas con los deberes, son cosas normales. Y si ves que te agobias demasiado y no llegas a todo, pide ayuda. Un servicio de limpieza profesional puede encargarse de mantener limpio y ordenado el hogar. Para que tu puedas pasar ese tiempo con los niños.