Diferencias entre limpiar y desinfectar

Aunque a veces usemos estos términos indistintamente, hay que tener claro que limpiar y desinfectar son dos cosas diferentes. Y por lo tanto implican acciones y resultados distintos. Sin embargo, es muy habitual que no tengamos claro el significado real de cada uno y que no hagamos la limpieza de forma adecuada. Por eso mismo vamos a ver las diferencias entre limpieza y desinfección, así como los productos necesarios en cada caso.

Limpieza y desinfección, ¿qué significan?

Como hemos dicho una cosa es limpiar y otra desinfectar. La limpieza se refiere siempre a la eliminación de la suciedad de las superficies. Mientras que una desinfección tiene como fin acabar con los gérmenes que haya en cualquier lugar. Por tanto, se trata de acciones complementarias. En la mayoría de los casos para obtener un buen resultado las empresas de limpieza primero limpian y a continuación desinfectan.

Diferencia entre limpieza y desinfección

Productos específicos para limpiar

Cuando hablamos de productos de limpieza nos referimos por tanto a aquellos que aplicamos en superficies de distintos materiales. Su función es retirar cualquier resto de suciedad que pueda haber. Es decir, los productos para limpiar engloban cosas como detergentes, fregasuelos, jabones o desengrasantes.

Si bien es cierto que en supermercados y tiendas especializadas podemos encontrar productos ‘2 en 1’ que prometen limpiar y desinfectar al mismo tiempo. Lo cierto es que sus resultados no pueden compararse con los de una buena limpieza y posterior desinfección.

Productos desinfectantes

Dentro de esta categoría podemos encontrar aquellos productos destinados a eliminar gérmenes, bacterias u hongos de cualquier superficie. Deben aplicarse siempre después de haber usado un producto de limpieza y para su uso siempre recomendamos utilizar guantes. Así, por ejemplo, en un caso de limpieza de síndrome de diógenes tras limpiar todo exhaustivamente es necesario aplicar productos desinfectantes que terminen con los gérmenes que pueda haber generado la acumulación de objetos.

Además es importante elegir correctamente el producto a usar en cada caso. Ya que algunos desinfectantes pueden ser perjudiciales para la salud en algunos ámbitos, como puede ser la lejía. Por lo que recomendamos leer muy bien las etiquetas antes de cada uso y seguir siempre las instrucciones del fabricante.