La importancia de la limpieza en los hospitales

La limpieza de hospitales e instalaciones sanitarias es uno de los tipos de limpieza más complejos que existen. Debido a la exposición de las estancias y su mobiliario a toda clase de patógenos, un trabajo de limpieza exhaustivo es fundamental. En la limpieza de un hospital hay que prestar atención a todos los detalles y rincones. Elementos como los manillares de las puertas o los interruptores de la luz se utilizan constantemente por parte del personal, los pacientes e incluso los familiares, suponiendo un riesgo de contaminación que debe ser prevenido.

Actualmente, tanto las instalaciones como el mobiliario de los hospitales esta pensado para que su limpieza y desinfección sea sencilla. Pero debido a la constante exposición a virus, bacterias y otros patógenos se hace necesario el uso de productos y técnicas de limpieza que aseguren la óptima higienización.

Lo más importante en este tipo de limpiezas es realizarlas con la frecuencia necesaria y prestando atención a todos los elementos de las distintas estancias. Se elimina por completo la limpieza en seco, sustituyéndose por limpiezas con agua y paños remojados en distintas soluciones de cloro, lavandina, hipoclorito de sodio, y otras sustancias de limpieza. Se debe prestar especial atención a superficies de alto contacto, como las manillas de las puertas o los sanitarios, limpiándolas de manera continua. Así se previene el paso de gérmenes y patógenos a otras áreas del hospital y la exposición del personal sanitario a contagios.

Una norma importante en la limpieza de todos los hospitales es la prevención para no extender posibles gérmenes de unos lugares a otros. Por ello cada zona en concreto está equipada con sus propios instrumentos y equipos de limpieza, los cuales se utilizarán con exclusividad en su área asignada.

Limpieza de hospitales con ozono

El ozono en la limpieza de hospitales.

Uno de los productos más eficaces en la limpieza de hospitales es el ozono. La limpieza con ozono se realiza con maquinas especiales que generan este gas. Su gran capacidad de oxidación le permite eliminar todo tipo de patógenos peligrosos para la salud, consiguiendo un ambiente completamente aséptico. Debido a su capacidad bactericida y virulicida, resulta extremadamente útil en todo tipo de instalaciones sanitarias.

Para asegurar una correcta higienización, el ozono se utiliza complementariamente a una limpieza en profundidad en muchas instalaciones sanitarias. Pero también resulta igualmente práctico en limpiezas de baños y cocinas, por ejemplo.

Una limpieza con ozono debe ser realizada siempre por personal especializado debido a que en grandes cantidades puede resultar tóxico. Además, en el caso de limpiezas de hospitales, el personal de limpieza debe estar correctamente cualificado para estos trabajos. Cualquier instalación sanitaria debe ofrecer la garantía de una completa desinfección e higienización. El ozono resulta necesario para alcanzar el correcto nivel de limpieza.

La limpieza de hospitales es un trabajo extremadamente complejo, para el cuál se ha de contar con la titulación específica de limpieza de instalaciones sanitarias. Esto es debido a que se debe seguir cuidadosamente un protocolo de actuación para prevenir posibles riesgos. La aplicación exhaustiva de el protocolo y las medidas de seguridad es fundamental para la salud de pacientes, personal y terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *