Mantenimiento preventivo en comunidades

El mantenimiento preventivo es un aspecto fundamental a tener en cuenta si queremos conservar en buen estado cualquier inmueble o espacio. Se entiende por mantenimiento preventivo todos los trabajos realizados con el fin de preservar la funcionalidad y buen aspecto de cualquier elemento del edificio. Como el propio termino indica, se trata de realizar tratamientos sobre los materiales e instalaciones para prevenir su deterioro temprano o su mal aspecto, ya sea por suciedad, rotura o cualquier desperfecto. Dentro de un mantenimiento preventivo, se incluyen pequeñas reformas o reparaciones de albañilería que se hagan con la previsión de que se produzca un rápido deterioro o una rotura total que haya que subsanar y reparar integralmente.

Por sus características, el mantenimiento preventivo resulta muy útil para la conservación de un edificio, evitaremos el deterioro sobre los materiales causado por el normal uso de ellos. Evidentemente, todo tratamiento preventivo supone un ahorro a largo plazo, ya que evitaremos tener que afrontar grandes reformas para sustituir cualquier elemento que no se haya conservado debidamente.

Dentro de los trabajos propios de un mantenimiento preventivo podemos encontrar la limpieza de elementos como suelos, paredes y mobiliario; una limpieza profesional que tenga en cuenta las características concretas de cada material facilita mucho la conservación del patrimonio de cualquier inmueble, además de conservar una imagen limpia e higiénica.

La limpieza de suelos, por ejemplo, es muy necesaria no solo por higiene, sino porque al limpiar el suelo, le aplicamos un producto que trata el material para que conserve un aspecto óptimo durante mucho tiempo, materiales como la madera o el mármol han de tratarse y abrillantarse cada cierto tiempo, consiguiendo preservar su estado y su aspecto para no tener que sustituirlos al poco tiempo de ser instalados. Sin un correcto tratamiento preventivo, determinadas zonas e instalaciones del inmueble pueden deteriorarse muy rápidamente llegando a causar una avería que nos obligue a acometer una reforma para sustituirlos antes de lo debido.

En determinados inmuebles como comunidades de vecinos u oficinas incluso existe normativa legal sobre el correcto mantenimiento de los inmuebles, siendo el mantenimiento preventivo uno de los aspectos fundamentales para mantener las debidas condiciones de seguridad e higiene en estos entornos.

Otro de los aspectos más relevantes dentro de un mantenimiento preventivo es la conservación y cuidado de instalaciones eléctricas, cuadros eléctricos, ascensores, instalaciones de ventilación y de desagüe. La limpieza, mantenimiento y conservación de estos elementos es sumamente importante si queremos que funcionen de forma eficiente, además, muchas de estas instalaciones se someten a revisiones periódicas externas que comprueben su correcto funcionamiento y sus condiciones de seguridad, por lo que un mantenimiento preventivo se torna fundamental para no tener que subsanar los resultados de una inspección desfavorable.

En Geindepo realizamos mantenimientos preventivos en toda clase de instalaciones e inmuebles, puede pedirnos asesoramiento para su caso en concreto y por supuesto, pedir presupuesto sin compromiso.

Por último, es conveniente tener en cuenta que si contamos con una empresa profesional especializada en mantenimientos preventivos, nos aseguramos un ahorro de dinero a largo plazo, además del ahorro energético y por lo tanto monetario que nos supone de forma inmediata.

Mantenimiento preventivo en Comunidades de Propietarios
Valora este servicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.