Tratamiento y mantenimiento de suelos de mármol

Para poder realizar una limpieza y tratamiento del suelo primero debemos saber de que tipo de material está compuesto. En este post hablaremos de suelos de mármol y aconsejaremos una serie de factores a tener en cuenta en base a nuestra experiencia como empresa de limpieza.

El mármol es un material rocoso compuesto mayormente por piedra caliza sometida a altas temperaturas y presiones, se forma de manera natural y se encuentra en yacimientos usualmente en forma de grandes filones.

Es un material muy habitual en construcción, presentándose en forma de grandes losas o baldosas, las cuales se usan para suelos y revestimiento de paredes. Muy apreciado por su acabado brillante, su coloración va desde el blanco hasta el gris o el marrón entre otros, y suele tener vetas de otros colores que le confieren un acabado natural y elegante. Es una buena alternativa frente a suelos de terrazo o de gres, aunque si nos exigirá un mantenimiento cuidadoso y periódico para mantener su brillo y su buen estado.

Un cuidado profesional del mármol nos asegura el mantenimiento de un acabado brillante y sin manchas; no obstante, si queremos hacer un trabajo óptimo en la limpieza de un suelo de mármol nosotros mismos, lo primero que hemos de tener en cuenta es que a pesar de ser un material rocoso, es muy poroso, por lo que no permitiremos la acumulación de líquidos sobre la superficie, ya que podrían deteriorar el acabado del material.

En cuanto a la limpieza de un suelo de mármol, utilizaremos siempre una solución de jabón neutro y agua o un limpiador especifico, retiraremos previamente el polvo depositado sobre la superficie y posteriormente pasaremos una fregona o esponja con agua y jabón sin aplicar demasiada presión sobre el suelo, ya que se pueden producir ralladuras. Por último, es importante secar bien la superficie para evitar que el mármol absorba el líquido y queden manchas, para esto podemos utilizar una mopa con un paño de microfibra; la microfibra retira los restos de polvo y además abrillanta la superficie consiguiendo un buen acabado.

En Geindepo somos especialistas en pulido y abrillantado de suelos con los mejores precios en mercado.

pulido de marmolTambién hemos de tener en cuenta que por su naturaleza caliza puede verse deteriorado por cualquier producto ácido, incluyendo productos de limpieza que no sean específicos para mármol. Cualquier producto anti cal, o que incluyan limón o vinagre pueden ser dañinos para nuestro mármol, en general, cualquier producto no especifico hará que el mármol pierda su brillo característico, haciendo necesario el abrillantado más a menudo. No obstante, podemos utilizar vinagre o limón si nuestro mármol se ha tornado amarillento o han quedado manchas de óxido o herrumbre; aunque siempre secaremos totalmente la zona después de aplicar estos productos.

Si no podemos eliminar alguna mancha, un buen truco es hacer una mezcla pastosa con agua y bicarbonato de sodio, lo aplicamos generosamente sobre la zona, y lo dejamos reposar 24 horas tapado con una lámina de plástico, terminado este tiempo retiraremos la mezcla con una esponja y agua hasta que no quede ningún resto.

El pulido y abrillantado  es un proceso al que debemos someter nuestro suelo de mármol cada cierto tiempo, así recuperaremos su brillo natural y ha de hacerse preferentemente con una máquina rotativa que devastará la superficie del mármol para posteriormente aplicar una cera especial para mármoles con la que conseguiremos un acabado brillante y sin arañazos. De este modo recuperaremos completamente el material, consiguiendo que brille como el primer día, aunque estos trabajos es conveniente que los realice un profesional con experiencia en la limpieza y cuidado de mármoles, ya que este dispondrá de las maquinas rotativas y los productos específicos para pulir y abrillantar nuestro suelo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *