Cómo limpiar las paredes de una casa

Te explicamos paso a paso la forma más sencilla y efectiva de limpiar las paredes de una casa. Para ello, debes planificar en detalle cuándo y cómo hacerlo, porque se trata de la superficie más visible de la casa. Lo primero que vas necesitar es mucha agua, trapos y contar con una buena temperatura ambiente para que las paredes se sequen con rapidez. ¿Es una tarea enorme para ti? Encárgalo a un servicio de limpiezas exprés. ¡No te arrepentirás!

¿Cuando es mejor limpiar las paredes y cada cuanto? 

Recomendamos hacerlo en primavera o a principios de otoño. Este es el mejor momento para hacerlo, cuando todavía el clima es templado, ya que cuando limpies las paredes necesitarás abrir las ventanas para que se sequen rápidamente.

Puedes limpiar las paredes una vez al año, con eso es suficiente. Planea esta tarea en tu manual de actividades y de esta forma ya la tienes preparada para el momento en el que te vayas a dedicar a la limpieza general de casa.

También te recomendamos acometer esta tarea después de llevar a cabo un vaciado de pisos, para dejar la vivienda en perfecto estado de revista.

Utensilios de limpieza para las paredes del hogar

Paso a paso de cómo limpiar las paredes de una casa 

  1. Lo primero que debes tomar en cuenta es el tipo de pintura. Si es de temple, es probable que no puedas limpiarlas a fondo, tan sólo conseguirás arrastrarla y eliminarla de la pared. Solo es suficiente con pasarles el polvo. Si es pintura plástica lavable, con base de agua e incluye resinas vinílicas, puedes limpiarlas con agua y jabón. Pero, debes saber que es también porosa, por lo tanto las manchas muy oscuras serán difíciles de quitar. El gotelé necesitará mayores repasos.
  2. Antes de nada, necesitarás una escoba o un aspirador con cepillo, un plumero con mango, una toalla blanca, varios paños quita polvo preferiblemente blancos y un cubo con agua tibia y jabón.
  3. Ahora sí manos a la obra. Retira cuadros y adornos de las paredes, también los muebles cerca de ella. Cubre todo el suelo de la zona donde vayas a limpiar por si se te cae agua.
  4. Elimina el polvo de toda la superficie con una escoba recubierta con una toalla o con el cepillo de la aspiradora.
  5. En el rodapié es dónde mayor suciedad se acumula. Puedes utilizar en esta zona tan delicada un plumero o un cepillo con esponja. También sirven los estropajos neutros con mango.
  6. Ahora frota con un trozo de pared una zona poco visible para asegurarte que no queden marcas ni surcos una vez se haya secado el agua.
  7. Limpia el resto de la pared con un paño blanco que no suelte pelusas un poco humedecido en el agua con jabón.
  8. Aclara el agua limpia del cubo utilizando un paño limpio con jabón.
  9. Una vez que hayas terminado, abre las ventanas y deja que se seque en el ambiente.
  10. Si lo prefieres, puedes añadirle al agua con jabón un cuarto de taza de vinagre, es recomendable si tienes pinturas con base de aceite. Las manchas lo mejor es frotarlas con un bicarbonato de sodio.
Limpieza de una pared pintada de casa

Paredes blancas, papel pintado, azulejos y mármol

  • Para las paredes blancas añade siempre bicarbonato de sodio y vinagre al agua con jabón, te ayudará a blanquearlas. Utiliza una goma de borrar para eliminar manchas de lapicero o pinturas escolares.
  • Para el papel pintado es casi lo mismo que con el blanco, tendrás que fijarte también en el tipo de acabado. El papel pintado gofrado es el más básico, por lo que al no ser impermeable únicamente podrás sacudir el polvo con un trapo seco. En el caso de que la pared sea vinílico, la técnica de limpieza será muy parecida a la utilizada con la pintura plástica con una trapo seco para retirar el polvo. 
  • En los azulejos, lo mejor para ahorrar tiempo al limpiar las baldosas de la cocina o del baño es que todas las paredes se encuentren húmedas, con un poco de agua como después de un baño. Después sólo tendrás que frotar, de arriba a abajo con un trapo mojado en agua tibia con jabón y solo aclarar con agua limpia. También puedes utilizar vinagre y amoniaco. Las juntas las puedes limpiar con un cepillo de dientes y lejía y terminar el trabajo con un producto específico para blanquearlas. Para un resultado más profesional y brillante una buena idea es acabar de limpiar los azulejos con algodón y alcohol de quemar.
  • Para el mármol, los frentes de las paredes de la cocina o baño requieren de un cuidado especial. Utiliza una pasta de bicarbonato de sodio mezclado con agua, aplícala sobre la superficie a limpiar y déjala actuar durante media hora. Retira la mezcla con un trapo húmedo y a continuación seca la pared. Las manchas las puedes eliminar de manera previa frotando a fondo con medio limón.

¿Quieres terminar la limpieza de primavera con el toque estrella que hará brillar tu casa? Las limpiezas con ozono contribuyen a eliminar todo tipo de olores y desinfectar el ambiente, dejando tu casa lista para la nueva temporada.

¡Llame ahora!

Solicita presupuesto