Limpieza de Alfombras. ¿Con que frecuencia se deben limpiar?

Una pregunta que nos hacen habitualmente es: ¿Con que frecuencia debo limpiar en profundidad las alfombras? Aunque no es un trabajo de prioridad diaria, mantener las alfombras y moquetas con el mejor aspecto requiere de una rutina de trabajo. Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de limpiar una alfombra.

Factores a tener en cuenta a la hora de limpiar las alfombras

Entre los factores a tener en cuenta para diseñar un protocolo de limpieza para una alfombra o moqueta lo primero a tener en cuenta es el tipo de tejido que la compone. Dependiendo del tejido nos encontramos con distintos tipos de tejido, algunas alfombras son de un tejido compacto o entrelazado, estas no solo requieren menor mantenimiento sino que su limpieza es más sencilla. En el caso de alfombras de pelo largo, terciopelo, etc. Estas tienden a acumular más polvo y suciedad y por lo tanto el trabajo es mas complejo y debe realizarse más a menudo.

Como limpiar alfombras

Otro factor a tener en cuenta es el uso que recibe la estancia en la que se encuentra la alfombra; una alfombra situada en la entrada o el salón de una casa requerirá de una limpieza más habitual que una situada en un dormitorio. Pero en general debemos observar el uso concreto que recibe y así poder fijar cada cuanto tiempo la limpiaremos. Ten en cuenta que debido a la composición de las alfombras es normal que estas acumulen polvo, pelusa y ácaros, lo cual puede acabar siendo muy negativo para la salud, especialmente para personas alérgicas.

Un detalle a tener en cuenta es si tenemos mascotas, tanto los perros como los gatos suelen disfrutar de ellas, ya que es una superficie mullida sobre la que descansar y jugar. Un buen consejo para mantener nuestras alfombras y minimizar su limpieza es tratar de no pisarlas con el calzado de la calle; del mismo modo sucede con los suelos de moqueta, los cuales están pensados para pisarlos descalzos; de otro modo se ensucian con gran rapidez.

Como limpiar las alfombras

El correcto mantenimiento de una alfombra consta de dos tipos de trabajos; el trabajo de limpieza habitual y la limpieza en profundidad.

  • Para la limpieza rutinaria de una alfombra bastará con aspirarla con regularidad, como mínimo una vez a la semana. Es recomendable contar con una aspiradora de buena calidad y con potencia; a ser posible con filtro de agua para retener las partículas más pequeñas. De producirse alguna mancha trataremos de absorberla rápidamente con papel absorbente, sin frotar para no extenderla sino presionando suavemente para que el papel absorba todo el liquido posible. Después de esto podemos aplicar un producto específico para tratar la mancha en alfombras y tapicerías siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Para la limpieza en profundidad de una alfombra, la cual haremos mas o menos una vez al año, preferiblemente al final del verano; aunque como te hemos dicho depende de la sala en la que se encuentre, el tipo de tejido, etc. Pero como norma general una vez al año será suficiente.

Aspirado de alfombras

La limpieza en profundidad de una alfombra requiere de un proceso que difícilmente podremos llevar a cabo en nuestra casa. Normalmente tendremos que contar con la ayuda de profesionales que limpien la alfombra con el equipamiento y productos necesarios para dejarlas perfectas. Contar con profesionales para la limpieza de alfombras es esencial si queremos mantenerlas perfectamente limpias y en buen estado de conservación.

En Geindepo tenemos mas de 15 años de experiencia en limpiezas profesionales de todo tipo, si desea que realicemos la limpieza de las alfombras o de la moqueta de su hogar puede pedirnos asesoramiento y presupuesto sin ningún compromiso.

¿Con que frecuencia se deben limpiar las alfombras?
Valora este servicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.