Cómo limpiar una alfombra de yute

Las alfombras de yute son una opción económica y estética para decorar una vivienda y, además, son ecológicas. Pero se trata de un material delicado que requiere de ciertos cuidados para un buen mantenimiento y limpieza. Por este motivo, si tienes una de estas en casa, es importante que sepas cómo limpiar una alfombra de yute para que quede reluciente.

Consejos prácticos para limpiar las alfombras de yute

Para mantener limpias las alfombras de yute, no es suficiente con tenerlas y colocarlas en los rincones preferidos de casa, sino que también debes saber cómo cuidarlas para que siempre estén impecables. Siempre puedes contratar servicios de limpieza específicos, pero si quieres hacerlo tú mismo, es importante que sepas cómo.

Este tipo de alfombras están fabricadas con fibras naturales, por lo que no es conveniente que apliques productos químicos agresivos que pueden estropearlas.

Sin embargo, son un tipo de alfombra muy resistente, y en general, bastaría con aspirarlas un par de veces a la semana o pasarles ocasionalmente un trapo húmedo con agua y jabón neutro para que recuperen ese brillo del primer día.

Si tiene manchas recientes

Para atacar las manchas recientes, debes actuar cuanto antes y lo mejor es que utilices un cepillo de cerdas suaves y frotes con agua y una pizca de jabón neutro. Hazlo siempre que se te caiga cualquier cosa, en el momento, ya que cuanto más tiempo dejes pasar más difícil será quitar la mancha.

Aspirar alfombra de yute

Aspirar la alfombra dos veces por semana

Para que tu casa esté libre de polvo es recomendable aspirar al menos dos veces por semana y, en el caso de las alfombras de yute, también lo debes hacer. De esta forma, evitarás que el polvo quede atrapado en las fibras. Recuerda que debes aspirar también por debajo de la alfombra.

Manchas más difíciles de retirar

Es imprescindible que para darle un buen mantenimiento tengas en casa un kit de limpieza en seco para alfombras de yute. En general vienen con un producto para quitar las manchas más difíciles y también con un cepillo. Es básico para limpiar las manchas que encuentres en las alfombras de yute, pero te recomendamos no utilizarlo a menudo, solamente si la mancha es realmente difícil de retirar.

Manchas de líquidos o sólida

En el caso de que se trate de una mancha sólida en tu alfombra de yute, lo mejor es que la raspes con un cuchillo sin filo. Luego, cuando acabes pásale un cepillo de cerdas duras. Para finalizar, aspira. Es la mejor forma de retirar este tipo de manchas que se impregnan demasiado, para que no se integren más en la alfombra.

Si la mancha es de líquidos, lo mejor es que la limpies por absorción. Es decir, en ningún caso frotes el líquido sobre la alfombra. Lo más apropiado es neutralizar estos derrames. En el caso de que se te caiga el líquido sin dejar mancha, lo mejor es que lo seques cuanto antes. Puedes utilizar una toalla, un paño absorbente o si es bastante cantidad de líquido, un secador de pelo. En cuanto hayas conseguido retirar la mayor parte del derrame, tiéndela con cuidado para que se termine de secar al aire libre.

Alfombra de yute con moho

Si tiene moho

Al ser la alfombra de yute un producto natural, no es recomendable colocarla en lugares húmedos, ya que de esta forma evitarás que se deteriore. Esto también sirve cuando friegues el suelo, espera a que esté bien seco para colocarla. Si se te ha mojado la alfombra, pero la has secado correctamente, no debería de aparecer moho.

En caso contrario, es posible quitar el moho de una alfombra de yute. La mejor manera es mezclar cloro con agua en una botella de spray. Aplica la mezcla poco a poco a la alfombra y después frota con un cepillo suave. Espera unos minutos y pásale un paño seco.

Si tiene malos olores

Con el paso del tiempo es común que algunos malos olores se vayan quedando impregnados en las alfombras de yute, sobre todo si no se ha realizado un buen mantenimiento de la misma desde el inicio. Para solucionarlo, lo mejor es que hagas una mezcla con bicarbonato sódico y unas gotas de aceite esencial y lo apliques en la alfombra. Después aspira y no te olvides de repetir el proceso con el paso del tiempo. También ventilarla al aire libre, mejor si es un día soleado, es muy importante.

Siguiendo estos consejos prácticos tendrás siempre tus alfombras de yute brillantes y limpias como el primer día. Requieren de un mantenimiento muy sencillo, pero constante, por lo que no será una barrera para adquirirlas, sino todo lo contrario, son muy recomendables para tenerlas como decoración en casa.

Si quieres saber más acerca de cómo limpiar alfombras en casa, tenemos un post esperándote. ¡Recuerda que somos especialistas en todo tipo de limpiezas!

¡Llame ahora!

Solicita presupuesto