Cómo quitar el óxido de cualquier superficie de forma casera

Es muy habitual que aparezca óxido en todo tipo de objetos metálicos debido al paso del tiempo y la humedad, sin embargo eliminarlo no siempre es sencillo si no sabes cómo. En el mercado puedes encontrar muchos productos que dicen quitar el óxido de manera rápida, pero lo cierto es que no hay nada como los ingredientes caseros. Sigue leyendo para saber cómo quitar el óxido de forma casera con elementos que todos tenemos en nuestro hogar.

Vinagre blanco contra las cosas oxidadas

El uso del vinagre para limpiar la casa ha sido un remedio casero muy utilizado desde hace siglos y puede ser muy útil en las limpiezas express en Madrid, ya que entre sus propiedades no solo se incluye eliminar las manchas de óxido, sino también la eliminación de moho y bacterias.

En este caso tendremos que echar un chorro abundante de vinagre en la mancha y dejar que actúe durante un par de horas. En este tiempo es importante que vayamos comprobando que la zona está húmeda y verter vinagre siempre que sea posible. A continuación, solo tenemos que frotar para que salga el óxido y lavar con agua.

Vinagre para limpiar el óxido de los objetos

Elimina el óxido con vinagre de manzana

Otro tipo de vinagre que funciona muy bien para quitar óxido de piezas de metal es el de manzana. Igual que el de vino, contiene ciertos ácidos que ayudan a eliminar el moho en forma de óxido de todo tipo de superficies. Sin embargo, es cierto que este ingrediente funciona especialmente bien en pequeños objetos que se puedan sumergir, ya que para conseguir el mejor resultado lo ideal es tenerlos metidos en vinagre de manzana durante un día completo. Después solo tenemos que frotar para dejarlo como nuevo.

Usa bicarbonato de sodio para acabar con el óxido

El bicarbonato es un ingrediente perfecto para limpiar el óxido y removerlo de cualquier objeto, además de para limpiar muchos otros elementos de casa. Para usar el bicarbonato de sodio simplemente tienes que formar una pasta mezclándolo con un poco de agua y aplicarlo en la zona dañada. Deja que pasen unos minutos y frota con un cepillo de dientes o con un estropajo suave que no estropee la superficie. Después aclara hasta eliminar toda la mezcla y listo.

El zumo de limón para limpiar el óxido

El limón es un gran elemento para limpiar objetos oxidados

Entre los remedios caseros más efectivos en la limpieza del hogar siempre están el limón y el bicarbonato de sodio. Y por supuesto, no podían faltar los dos en esta lista. De hecho, el zumo de limón es un gran aliado contra las cosas oxidadas unido al poder de la sal. 

Primero echa sal en la zona afectada y luego frota con un paño o un cepillo mojado en zumo de limón. Además, en caso de que sea ropa lo que se ha manchado de óxido, basta con meterla en un cubo con agua caliente y unas rodajas de limón para dejarla como nueva.

Una patata sirve para quitar óxido

Como lo lees. Las patatas tienen ácido oxálico, un componente que resulta muy efectivo contra todos los tipos de moho, incluido el óxido. Usar patata cruda es una forma de quitar el óxido de forma casera y te recomendamos que la partas por la mitad y la utilices para frotar la zona óxidada hasta que desaparezca. En objetos que estén muy deteriorados, puedes añadir a la patata un poco de bicarbonato o vinagre para aumentar su efectividad.

Cebolla para limpiar óxido de los objetos de metal

La cebolla también ayuda

Parece que estemos cocinando, pero no. La cebolla también ayuda a alargar la vida útil de los objetos de metal. Aunque eso sí, de aquellos pequeños que no estén muy deteriorados aún como los cuchillos de cocina o las tijeras. Además, en este caso no hace falta que frotemos, prueba simplemente a dejar el cubierto sobre una cebolla partida durante al menos dos horas. Después friégalo normal y alucina con el resultado. Eso sí, recuerda que esa cebolla ya no sirve para cocinar.

Haz un estropajo con papel de aluminio para frotar el óxido

Por último, si tienes la despensa vacía y no puedes aplicar ninguno de los trucos caseros que acabamos de ver, puedes simplemente fabricar un estropajo con papel de aluminio. Para hacer corta distintos trozos y mételos en agua, luego úsalos para frotar el óxido hasta que vaya desapareciendo. Lo único de este remedio es que en caso de que tengas entre manos algún objeto de valor o delicado, tendrás que tener mucho cuidado para no estropearlo.

Call Now ButtonAtención Inmediata

Solicita presupuesto